El Anarquismo Antisocial

Publicado: noviembre 11, 2012 en NOTICIAS, TEXTOS QUE EDITAMOS

Formato  tamaño carta diagramado listo para imprimir.
Click en la imagen para la descarga  

Golpear Donde Duele, esta basado en diez puntos en los que  Ted Kaczynski hace un análisis sobre el sistema tecno-industrial y cómo generar un ataque más efectivo a éste.

Buque de Los Necios, cuento escrito por el mismo autor en el que muestra como los individuos damos importancia a cosas más triviales y de momento y no al tema de fondo a la raíz del asunto. 

Pronto se irá subiendo más textos conforme vayamos reditando los textos y sus portadas.

El formato es tamaño carta diagramado listo para imprimir.

http://www.mediafire.com/?g1itww6nia0ul61

SEVERINO DI GIOVANNI

Publicado: septiembre 9, 2012 en RECUPERANDO LA MEMORIA REBELDE

Severinno Di Giovanni,  partícipe de algunos diarios combativos (como Culmine) que en algunos casos, para mantenerlos y seguir con su continuidad y lucha, acudía a la expropiación, que no dudaría en apretar el gatillo en cuanto quien elemento del fascismo en su época se le opusiera.

“Jugué y perdí, y como buen perdedor, pago con la vida”.

Documental realizado por un canal de Tv. Sobre la su vida.

Uno de sus textos:

El derecho al Ocio Severino

Disarmo #14

Publicado: septiembre 2, 2012 en OTROS TEXTOS

Esta es el último número de la Publicación Disarmo. El cual vemos conveniente en compartirlo con ustedes.
Pueden leer y/o descargar más textos de ellos, así como el material de sus editores Mariposa del Caos en:

http://edicionesmariposasdelcaos.blogspot.com/

“El comunismo no es una sociedad que alimentaría adecuadamente al hambriento, cuidaría al enfermo, alojaría al que no tiene casa, etc. No puede basarse en la satisfacción de las necesidades tal como existen hoy o incluso como podríamos imaginarlas en el futuro. El comunismo no produce suficiente para cada cual y lo distribuye equitativamente entre todos. Es un mundo en el que la gente entra en relaciones y en actos que (entre otras cosas) dan como resultado que sean capaces de alimentarse, cuidarse, alojarse… ellos mismos. El comunismo no es una organización social. Es una actividad. Es una comunidad humana.” Lo mismo que aquí arroja Gilles Dauve podríamos decir de la anarquía, esa tensión de los oprimidos de todos los tiempos por confiar en nuestras propias habilidades humanas para vivir libremente sin necesidad de gobierno ni de cualquier forma de dominación.

La anarquía como actividad y no como finalidad, ni siquiera como un ideal al que ha de sujetarse la realidad, sino como el movimiento real que anula y supera al estado de cosas actual.

Cuando se nos pregunta estúpidamente “¿Pero cómo es la sociedad que propones?” no están fallando las respuestas, está fallando la pregunta. Mediante el comunismo en anarquía no se pueden dar soluciones a los problemas del capitalismo, no se propone que éste sea más racional o moderno: esas son las bases del viejo mundo y justamente se las quiere destruir no mejorar, esa es la tarea del reformismo no de los revolucionarios. La anarquía no es un cúmulo de medidas que se tomarán el día después de la revolución, es la necesidad de la negación de este mundo, la afirmación de una verdadera comunidad humana y la lucha por ello desde hoy, sin soñar con una “isla” anarquista en pleno régimen capitalista…

Descarga:
http://www.mediafire.com/?y63lcie8pug7u86

A fin de crear una revolución que pueda poner fin a todo tipo de dominación, es necesario acabar con las tendencias a las que todos nos vemos sometidos. Esto requiere que seamos conscientes del papel que esta sociedad nos impone y busquemos sus puntos débiles, con el objetivo de descubrir sus límites y traspasarlos.

La sexualidad es una expresión esencial de los deseos y las pasiones individuales, de la llama que puede encender tanto el amor como la revuelta. Así puede ser una fuerza importante de los deseos de cada uno de nosotros, que puede alzarnos más allá de la masa como seres únicos e indomables. El género por otro lado, es un intermediario construido por el orden social para inhibir la energía sexual, enclaustrarla y limitarla, direccionándola hacia la reproducción de este orden de dominación y sumisión. De esta manera se convierte en un impedimento del intento de decidir libremente como queremos vivir y relacionarnos. No obstante, hasta ahora, al hombre se le ha concedido mayor libertad en hacer valer su voluntad dentro de estos roles que a la mujer, lo que explica de forma bastante razonable porque hay más anarquistas, revolucionarios y gente que actúa fuera de la legalidad que son hombres y no mujeres. Las mujeres que han sido fuertes, que se han rebelado lo han sido porque han sobrepasado su feminidad.

Lamentablemente el Movimiento de Liberación de la Mujer (MLM) que resurgió en los 60, no prosperó en el desarrollo de un análisis profundo de la naturaleza de la dominación en su totalidad y del papel jugado por el género en su reproducción. Un movimiento que apareció ante la necesidad de liberarnos de los roles de género para ser así individuos completos y autosuficientes, fue transformado en una especialización como la mayor parte de las luchas parciales de la época. Garantizando de esta manera la imposibilidad de llevar a cabo un análisis global dentro de este contexto.

Esta especialización es el feminismo actual, que comenzó desarrollándose fuera del MLM a finales de los años 60. Su objetivo, no era tanto la liberación de la mujer como individualidad de los límites impuestos por los papeles asignados a su género, como la liberación de la “mujer” como categoría social. Junto a las corrientes políticas principales, este proyecto consistió en obtener derechos, reconocimiento y protección para las mujeres como una categoría social, reconocida conforme a la legislación. En teoría, el feminismo radical se movió más allá de la legalidad con el objetivo de liberar a las mujeres como una categoría social, de la dominación masculina. Dado que la dominación masculina no es explorada suficientemente como parte de la dominación total -inclusive por las anarcofeministas- la retórica del feminismo radical, frecuentemente adquiere un estilo similar al de las luchas de liberación nacional. Pero a pesar de las diferencias en el método y la teoría, la práctica del feminismo liberal (burgués, principal) y el feminismo radical a menudo son coincidentes. Esto no es una casualidad.

La especialización del feminismo radical consiste en centrarse por completo en los sufrimientos de la mujer a manos del hombre. Si esta catalogación fuese alguna vez completada, la especialización no seria durante más tiempo necesaria y habría llegado el momento de trasladarse mas allá de la lista de ofensas sufridas, hacia un intento real y actual de analizar la naturaleza de la opresión de la mujer en esta sociedad, y llevar a cabo acciones reales y muy meditadas para acabar con esta opresión. Así que el mantenimiento de esta especialización requiere que las feministas amplíen este catalogo al infinito, incluso hasta el punto de dar explicaciones por las acciones opresivas llevadas a cabo por mujeres en puestos de poder, como expresiones de poder patriarcal, y así de esta manera liberaría a estas mujeres de las responsabilidades de sus acciones. Cualquier análisis serio de las complejas relaciones de dominación, como las que existen actualmente, es dejado de lado a favor de una ideología en la cual el hombre domina y la mujer es la víctima de esta dominación.

Pero la creación de una identidad en base a la propia opresión, sobre la victimización sufrida, no proporciona la fuerza o la independencia. En lugar de esto crea una necesidad de protección y seguridad que eclipsa el deseo de libertad e independencia. En el reino de lo teórico y psicológico, una abstracta y universal “hermandad femenina” puede encontrar esta necesidad, pero a fin de suministrar una base para esta hermandad, de “mística feminidad”, la cual fue expuesta en los años 60 como una construcción cultural que apoyaba a la dominación masculina, es revivida en la forma de espiritualidad de mujer, culto a la diosa y una variedad de otras ideologías feministas. El intento de liberar a la mujer como categoría social alcanza su apoteosis en la recreación de los roles del género femenino en el nombre de una elusiva solidaridad de género. El hecho de que muchas feministas radicales hayan recurrido a policías, tribunales, y otros programas estatales de protección de mujeres (imitando así al feminismo burgués.) sólo sirve para subrayar la falsa naturaleza de la “hermandad” que proclaman. A pesar de que ha habido intentos de moverse más allá de estos límites dentro del contexto de feminismo, esta especialización ha sido su mejor definición durante tres décadas. En la forma en la que ha sido practicada, ha fallado al presentar un desafió revolucionario tanto contra el género como contra la dominación. El proyecto anarquista de liberación global nos llama a movernos más allá de estos límites hasta el punto de atacar al género en si mismo, con el objetivo de convertirnos en seres completos, definibles no como un conglomerado de identidades sociales, sino como únicos y completos individuos.

Es un estereotipo y un error afirmar que los hombres y las mujeres han sufrido iguales opresiones dentro de sus roles de género. Los roles del género masculino han permitido al hombre una gran libertad de acción para la afirmación de su propia voluntad. Por ello la liberación de la mujer de sus roles de género no consiste en ser más masculina sino mas bien en ir más allá de su feminidad, así para los hombres la cuestión no es ser más femenino sino en ir más allá de su masculinidad. La cuestión es descubrir que el centro de la unicidad que esta en cada uno de nosotros, va más allá de todos los roles sociales y de la forma en que cada uno actúa, vive y piensa en el mundo, tanto en el dominio sexual como en todos los otros.

Separar el género en función de la sexualidad, desde la totalidad de nuestro ser, fijando características específicas según el género al que se pertenezca, sirve para perpetuar el actual orden social. Como consecuencia de ello, la energía sexual, que podría ser un extraordinario potencial revolucionario, es encauzada hacia la reproducción de las relaciones de dominación y sumisión, de dependencia y desesperación. La miseria sexual que esto ha producido y su explotación comercial esta por todos lados. La inadecuada llamada de la gente a “abrazar tanto la masculinidad como la feminidad” cae en la falta de análisis sobre estos conceptos, ya que ambos son invenciones sociales que sirven a los propósitos del poder.

Así que, cambiar la naturaleza de los roles de genero, aumentar su numero o modificar su forma, es inútil desde una perspectiva revolucionaria, ya que esto solo sirve para ajustar mecánicamente la forma de los conductos que canalizan nuestra energía sexual. En lugar de esto, necesitamos reapropiarnos de nuestra energía sexual para reintegrarla en la totalidad de nuestros seres a fin de hacernos tan extensos y poderosos como para explotar cada conducto e inundar el terreno de la existencia con nuestro ser indómito. Esto no es una tarea terapéutica, sino una revuelta insolente – una que emane desde nuestra fuerza y nuestra negativa a retroceder. Si nuestro deseo es destruir toda dominación, entonces es necesario que nos movamos más allá de todo lo que nos reprime, más allá del feminismo, si y más allá del género, porque aquí es donde encontramos la capacidad de crear nuestra indomable individualidad que nos conducirá contra toda dominación sin vacilación. Si deseamos destruir la lógica de la sumisión, este debe ser nuestro mínimo objetivo.

Willful Disobedience
Traducción Palabras de Guerra

Fuego y Pólvora – Una propuesta para la Federación Anaquista Informal – Frente Revolucionario Internacional
Escritos de lxs encarceladxs miembrxs de la O. R. Conspiración de las Células del Fuego.

http://www.mediafire.com/?c10fd2n3ibu2n4x

Una discusión sobre táctica, teoría y práctica entre los miembrxs encarceladxs de la Conspiración de las Células del Fuego y algunxs Anarquistas de praxis radicadxs en México.

http://www.mediafire.com/?iak8tamvnww6x23